Calle Matilde Diez 11, 28002
91 364 10 55

Errores que evitar en la gestión de las redes sociales corporativas

Poca empresa duda de la relevancia que hoy en día tienen las redes sociales dentro de una estrategia de marketing. Sin embargo es importante tener en cuenta que en función de cada negocio, el punto de mira será sobre unas u otras redes sociales.

Las redes que más se utilizan en España son:

  • Facebook: debido a sus múltiples funcionalidades ofrece un amplio abanico de posibilidades para realizar estrategias, sobre todo a negocios B2C.
  • Twitter: para transmitir ideas clave de la empresa, noticias relacionadas o acercarse a posibles influenciadores de nuestro público.
  • LinkedIn: es la red profesional por excelencia. Es una red algo particular pero sin duda los grupos de trabajo de esta red son muy aprovechables.
  • Instagram: basada en la imagen, por ello puede ser de gran ayuda para empresas de nichos concretos que son visuales: por ejemplo moda, diseño o deporte.

Para darse a conocer, las empresas suelen utilizar las redes sociales, ya que es un medio “barato” a través del cual los usuarios pueden conocer las novedades que ofrecen dichas empresas. Sin embargo, al manejar las redes se suelen cometer errores, tanto de estrategias como de contenidos, algunos de los más habituales son:

  • Buscar cantidad en lugar de calidad. ¡ERROR! Se debe buscar la calidad de la comunidad, no solo la cantidad: se debe fomentar una comunidad que interactúe y sobre todo que pueda ser prescriptora de la empresa. Hay empresas que tienen muchos seguidores pero su interacción es baja, lo cual hará casi imposible sacar valor de la comunidad.
  • Buscar la venta, no el interés. ¡ERROR! Las comunidades cada vez son más exigentes con el tipo de contenido. Se necesita generar contenido que aporte valor, en muchos casos las promociones indirectas son mucho más efectivas que las directas.
  • No responder críticas o comentarios. ¡ERROR! La respuesta a los seguidores debe ser rápida y efectiva, aunque sea una crítica, positiva o negativa. Estas últimas suelen ser las más importantes ya que cada crítica negativa se debe ver como una oportunidad para transformar la percepción de un cliente insatisfecho.
  • Trabajar las redes “a ratos”. ¡ERROR! Las redes sociales deben actualizarse a diario, muchas empresas no tienen novedades que ofrecer y por ello dejan de publicar durante uno o varios días. Es importante combinar contenido interno con contenido externo de interés para la comunidad.
  • Centrarse en el texto, no en el diseño. ¡ERROR! Los contenidos tienen que ser visuales y, en su mayoría, ir acompañados de enlace, sobre todo si se trata de contenidos relacionados con la empresa. Se trata de atraer la atención del público y destacar y una imagen vale más que mil palabras.

Para evitar cometer todos estos errores que pueden ralentizar el crecimiento de su empresa en las redes, es recomendable encargar la gestión de las redes sociales a profesionales bien sea internamente o externamente. Ellos son quienes saben cómo actuar y hacer frente a imprevistos.

Escribir comentario